Orden de La Gaitana- máxima distinción

Julio Enrique Ortiz Cuenca

 

Julio Enrique Ortiz Cuenca

Usualmente escribo sobre temas de actualidad, hoy quiero usar este espacio para expresar mi agradecimiento, porque es importante tener sentimientos de gratitud. El pasado 15 junio, el Gobernador del Huila, Carlos Julio Gonzáles, me hizo el honor de condecorarme con la “Orden de La Gaitana”, máxima expresión de reconocimiento a un Huilense, como un reconocimiento a toda una vida consagrada al servicio de los Huilenses y la recibo con el convencimiento que en ella se sienten representados todos los huilenses que trabajan, luchan y no pierden la esperanza de ver un Huila grande próspero y mejor, pueblo del Huila al cual le debo todo lo que soy, que con su apoyo y confianza me ha permitido alcanzar las máximas posiciones dentro de la democracia y prestarle mis servicios a la región y a la Nación. Como Embajador y representante de nuestro país en organismos internacionales logré posicionar a Colombia y al Huila a nivel internacional. Hay dos metas que logramos de las cuales me siento muy orgulloso y considero son mi principal legado, que la arqueología de San Agustín fuera reconocida como Patrimonio de la Humanidad por las Naciones Unidas y que se expidiera el CONPES 3915 de 2018 para la protección, conservación y sostenibilidad del Macizo Colombiano como reserva de la biosfera.

Gracias Gobernador por su generosidad que hace honor a la nobleza de nuestra raza, que con sinceridad, sin prejuicios, ni mezquindades ha querido testimoniar mi vocación de servicio y compromiso con nuestro territorio huilense que llevo en el corazón y todos los días le doy gracias a DIOS por haber nacido en este departamento. Su programa de Gobierno “El Camino es la Educación” ha sentado los pilares para que las nuevas generaciones mirando hacia el futuro, inicien el juicio critico de lo que hemos hecho las generaciones pasadas y presentes y con visión de futuro y sin temores, impulsados por su espíritu rebelde, innovador promuevan nuevos liderazgos y los cambios que demanda la modernidad y reclama nuestro pueblo. Le corresponde a los jóvenes recuperar la vocación de grandeza que tuvieron nuestros antepasados cuyo aporte a la civilización con el testimonio de su arte lítico en pleno siglo XXI sigue asombrando y maravillando a la Humanidad.

En nombre de mi esposa Ninozka, de mis hijos y nietos, muchas gracias por este gran reconocimiento y quiero reiterarle al pueblo Huilense mi compromiso en lo que me reste de vida, para continuar trabajando por nuestro Pueblo Opita.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *